[TP] Apuntes para la caracterización del actual Gobierno.

Este escenario, complejo para las clases dominantes, pero auspicioso para los revolucionarios, nos tensiona a redoblar los esfuerzos por profundizar la crisis en curso, mediante la lucha contra los pilares del modelo, que constituyen el sostén del sistema y de su estabilidad político-económica.

Advertisements

La crisis integral del capitalismo y la lucha de clases en Chile, tal como hemos señalado en análisis anteriores, se viene manifestando de distintas maneras y una de las más significativas tiene relación con el actual agotamiento del pacto de dominación, que logra cuajar a finales de los 80’ y que ata de manos y pies el retorno de la democracia mediante la política de los acuerdos, la persecución de las organizaciones revolucionarias y las promesas de cambio y desarrollo. Estas medidas permitirán dar gobernabilidad al país en un contexto de efervescencia social y política, logrando descomprimir dicho escenario, cooptando al movimiento social, para continuar con la profundización del Capitalismo en Chile, bajo la sigilosa tutela de las clases dominantes y las Fuerzas Armadas.

En este sentido podemos ver como el eslogan de aquella gran maniobra, sintetizada en la consigna “Chile, la alegría ya viene”; se desmoronó con el tiempo, generando en conjunto con otros factores, la crisis que actualmente enfrentan las clases dominantes para restablecer la gobernabilidad perdida. Las migajas que este remedo de democracia entregó a los trabajadores —Hombres y Mujeres—, no tienen relación, ni proporción alguna con el desarrollo de los índices económicos, y menos aún con el exorbitante crecimiento de las billeteras del gran empresariado1. Por otra parte, los escándalos por corrupción y abuso al interior de las instituciones del Estado y del bloque en el poder (partidos políticos, fuerzas armadas, la iglesia, etc.) profundizaron la gravedad de la crisis de legitimidad, que se agudiza simultáneamente con el ascenso en las movilizaciones y de la lucha de estudiantes, la clase trabajadora, el movimiento feminista y el pueblo mapuche.

Este escenario, complejo para las clases dominantes, pero auspicioso para los revolucionarios, nos tensiona a redoblar los esfuerzos por profundizar la crisis en curso, mediante la lucha contra los pilares del modelo, que constituyen el sostén del sistema y de su estabilidad político-económica. Por este motivo, creemos que es importante realizar una caracterización y evaluación de los primeros meses del actual Gobierno, para calibrar y proyectar de forma coherente nuestra política y las apuestas que de ella deriven.

Señalado lo anterior, creemos que es fundamental analizar el papel del actual Gobierno en el marco de la lucha de clases, y no desde una posición oportunista, como han hecho los falsos comunistas2; poniéndose en la vereda del “antipiñerismo” y obviando el nefasto rol que cumplió su propio gobierno y la expirada Nueva Mayoría en el periodo anterior. Es decir, creemos que el Gobierno de turno debe ser leído como una nueva iniciativa de las clases dominantes por restablecer su hegemonía en crisis, pero que no tiene su punto de inicio con el actual gobierno, sino como parte de un proceso de continuidad que da comienzo con Bachelet, cuyo énfasis estuvo en las supuestas reformas —con retórica de cambio, sin embargo en los hechos, como mecanismo de profundización del modelo “neoliberal”—, los acuerdos programáticos transversales en la “izquierda” y la continuidad en el ámbito represivo, comprometiéndose a restablecer la legitimidad y la gobernabilidad mediante la cooptación del movimiento popular, incorporando retóricamente sus principales demandas. No obstante, esta iniciativa se verá truncada por la continuidad de las movilizaciones, por la crisis interna de los partidos tradicionales, por ejemplo, la crisis que culmina con el desgajamiento actual de la DC3 y el destape descarado de los casos de abuso y corrupción al interior de las instituciones del Estado.

Por lo tanto, creemos que el Gobierno de Piñera es una nueva apuesta, pero de clara continuidad por restablecer el pacto de dominación para dar legitimidad a las instituciones y gobernabilidad al país, para profundizar la explotación de la clase trabajadora, y acrecentar las siderales ganancias de la clase dominante. De esta forma, no estando exenta de contradicciones, la Burguesía ha optado por una propuesta dispuesta a resolver la crisis con unidad e iniciativa, tal como hemos visto a lo largo de la historia republicana de nuestro país. La particularidad de esta nueva apuesta, es que reaparece el fantasma de Portales, y con él “el peso de la noche”4, que se manifiesta en la actualidad mediante un discurso y una práctica de unidad y orden desde La Moneda, que propone comisiones, impulsa leyes y golpea la mesa ante la crisis en Carabineros; cuyo objetivo central es resolver la crisis, donde la punta de lanza será el Gobierno de Piñera, cuyas primeras iniciativas comienzan a contornear cuáles serán los principales ejes a desarrollar:

Gobernabilidad

En el primer eje, vinculado a la gobernabilidad tenemos como temas centrales el resolver las disputas que han comenzado a desarrollarse al interior del Estado burgués, como por ejemplo lo ocurrido entre Carabineros y Fiscalía, la reciente movilización de gendarmes contra las diferencias en las condiciones de trabajo con la oficialidad y las controversias producidas por las resoluciones del Tribunal Constitucional con las medidas aprobadas desde el Congreso. Por otra parte, la búsqueda por restablecer la legitimidad de las instituciones cuestionadas por casos de abuso y corrupción, principalmente las FF.AA y de orden, Sename y Migraciones, para así, poner en marcha una ofensiva en materia de perfeccionamiento del Estado Contrainsurgente centrado en el desarrollo de las leyes represivas y las tareas de inteligencia y prevención.

En lo que respecta a Carabineros, desde un comienzo pudimos ver señales claras del rumbo a seguir tras el favor “republicano” del Gobierno saliente, de dejar en pie a la comandancia cuestionada por los delitos de corrupción y montaje (caso Huracán). Esta permitió al Gobierno de Piñera dar desde un comienzo una señal de “orden” al pedir la renuncia del General Villalobos y posteriormente pasar a retiro a la plana mayor del alto mando5. Estas medidas irán acompañadas del anuncio de profundos cambios en la institución, que buscarán recomponer la crisis interna y transversal que vive Carabineros, estos cambios buscan concentrar el trabajo de sus funcionarios principalmente fuera de las comisarías con un énfasis en la prevención del delito y la represión de la población movilizada. Así lo demuestra su nueva consigna “Más cerca de ti” y los más de tres mil efectivos que se han incorporado estos meses a las calles6. Mientras tanto, se buscará disminuir el personal dedicado al trabajo administrativo en los cuarteles, dejando a la PDI principalmente los temas investigativos. Entorno al conflicto Mapuche, se buscará dar continuidad a los ya existentes grupos especiales en la Araucanía, con el, al mismo tiempo ridículo y rimbombante cambio de nombre de las unidades ya existentes, el establecimiento de macro zonas y un fortalecimiento económico, preventivo y de inteligencia en el territorio en conflicto.

No obstante, este intento de relegitimación de la institución de Carabineros se ha visto truncado desde un comienzo tras la publicación de la hoja de vida de Hermes Soto —filtrada por una facción rival en la disputa por el poder y el botín que trae aparejada la comandancia en jefe—, que vinculó al recién nombrado General como acreedor de servicios gratuitos en un prostíbulo a cambio de protección7. A este hecho se suman una serie de hechos de connotación delictual: una red de prostitución infantil que operaba en la Cisterna, en donde estaban involucrados 10 oficiales de Carabineros acusados de facilitar la explotación sexual infantil8, la detención de dos cabos en San Ramón acusados de narcotráfico9, situación que se suma a los 5 carabineros dados de baja en el mes de enero por las mismas razones10, el robo de armas al interior de una comisaria en Iquique que eran vendidas a narcotraficantes, los casos de malversación de fondos que involucran al ex General de Carabineros Eduardo Gordon y otras irregularidades que enlodan la prístina imagen de Carabineros.

Acerca de los temas de infancia. Tras la crisis del SENAME, múltiples han sido los cuestionamientos respecto al funcionamiento de las instituciones en esta materia. Se ha impulsado una comisión transversal para abordar dichas preocupaciones, sin embargo las medidas, por una parte buscaran limpiar la imagen de esta institución y por otra buscarán dar continuidad al sector privado que lucra en esta materia. Otra medida será avanzar hacia el establecimiento de recintos para niños y niñas infractores de ley y hogares para aquellos que hayan sufrido abusos. En este sentido, se atiende el problema pero no la raíz de sus causas, cuestión que nos lleva trágicamente a contemplar diariamente como los derechos de niños y niñas son vulnerados en Chile trasladándonos a debates en los cuales el Gobierno y los sectores que lo respaldan no tienen amplio consenso en sus filas, como por ejemplo respecto de la adopción homoparental, el aborto, la educación sexual en los colegios que a raíz de mentalidades retrogradas no se logran destrabar y lograr avances concretos y se transforman en puntos de conflictos para la cohesión de los sectores del Gobierno.

En cuanto a migraciones, las medidas impulsadas por la aerolínea LAW, de retener y suspender algunos viajes, claramente fueron la antesala del impulso regulatorio en materia migratoria que ha implementado el actual Gobierno, cuyo énfasis central no es sólo lograr la regularización de quienes se encuentran en el territorio, sino también impulsar una ley racista que establece la existencia de migrantes de primera y segunda categoría. Como hemos visto, lamentablemente en la situación actual de migrantes Haitianos y Venezolanos, cuyos requisitos para ingresar al país son diferentes.

En materia represiva asistimos a la continuidad, ampliación y profundización del Estado Contrainsurgente que mediante el perfeccionamiento de la Ley Antiterrorista11, la Ley de control de armas12, entre otras medidas, han demostrado que frente a la perdida de legitimidad, las clases dominantes no dudarán en perfeccionar sus mecanismos represivos. En este marco, las medidas demuestran por un lado el agotamiento de la ley de control de armas actual y por otro lograr darle mayor operatividad a la Ley Antiterrorista, modernizándola con los 11 puntos propuestos por Sebastián Piñera. En general, asistimos a la ampliación de las facultades de las policías modernizadas y el fortalecimiento del sistema de inteligencia.

En este contexto, es importante analizar las leyes contrainsurgentes implantadas en España, que se instalan como referente para ser realizadas en Chile. No es casual la investigación hecha por la Biblioteca del Congreso Nacional que busca analizar la evolución de la Ley Antiterrorista en Chile y España en el mes de Enero del presente año, con solicitud expresa por una comisión permanente del Congreso Nacional13, que muestra por un lado como la legislación Chilena se inspira en la legislación Española en su fondo político como en sus formas para combatir cualquier atisbo de “insurgencia”. Por otro lado, lo anterior, también es muestra de cómo en ambos países buscan enfrentar el alza sostenida de la lucha de masas, por último, demuestra que el avance de las políticas contrainsurgentes no son impulsos sólo de los sectores conocidos como “la derecha” de estos países, sino que son iniciativas propuestas y ejecutadas por los distintos partidos que han compartido la administración del Estado en los últimos 25 años. Se concluye así, que esta política no es exclusiva del actual gobierno, sino que es transversal al bloque en el poder, vale decir, lo constituyen todos los partidos desde el PC a la UDI, incluyendo también al Frente Amplio.

Desarrollo Económico

Este eje tiene como objetivo dar continuidad y posición internacional al rol rentista de la economía Chilena, con el objetivo de disputar con los países de la región en mejores condiciones de infraestructura, para seguir cumpliendo nuestro rol histórico en las cadenas mundiales de producción al servicio de las economías imperialistas, es decir la de exportador preponderante de materias primas; aspectos que luego serán disfrazados como medidas de progreso y desarrollo para el país, mientras se continúa devastando el medio ambiente y se sigue exportando al mundo, exclusivamente, palos y piedras.

En este sentido el déficit energético, el ascenso en las movilizaciones en el país, el auge de la minería del cobre en Perú y la inestabilidad global, preocupan a las clases dominantes; que reunidas en sus organismos han debatido el actual escenario trazando los objetivos del Gobierno en esta materia. Este fue el ánimo en la reciente elección, por dos años, del nuevo presidente de la CPC y el reciente encuentro de la SOFOFA “Nuevos vientos para la modernización del Estado” que han delineado la necesidad de realizar una nueva reforma tributaria (ajuste del sector público), promover la gratuidad para los técnicos profesionales (exclusivamente privados) y llevar adelante modificaciones concretas al SEIA (Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental), para poder lograr dar curso a la enorme cantidad de proyectos rechazados durante el 201714. De esta forma, podemos ver la posibilidad de reactivación de proyectos emblemáticos como la minera Dominga y además, se abre la instancia de reapertura de proyectos que ya habían sido desechados o esperan alguna resolución como lo son los casos de Ti-Til y Alto Maipo. Esto sin duda reactivará las movilizaciones socio ambientales en el país.

Para finalizar, señalar que estas líneas son frutos del debate interno, dado sobre las primeras medidas adoptadas por el actual Gobierno de Piñera, donde se busca descifrar los ejes centrales de su apuesta, para debelar el objetivo superior de las clases dominantes por reinstalar un nuevo pacto de dominación que recupere la legitimidad, una vez más, a las instituciones, y asegure la gobernabilidad del país, por tanto, tal como se enuncia más arriba, para nosotros es central la lectura del actual proceso dentro de la lucha de clases para apreciar los matices de la apuesta de la burguesía, pero que claramente se manifiesta como una continuidad respecto del rol del anterior gobierno, que tendrá como particularidad principal el aspecto coercitivo, vale decir, del perfeccionamiento del Estado Contrainsurgente, dándole un fuerte énfasis al discurso de Unidad Nacional y Consenso de la franja de partidos pertenecientes al bloque en el poder y a sus aspirantes.

Como dijimos más arriba, es un escenario auspicioso y por lo tanto importante para poder desplegar la política revolucionaria en el momento histórico al que estamos asistiendo. En este sentido, planteamos que hoy debemos fortalecer la organización revolucionaria promoviendo la unidad de los revolucionarios/as haciéndonos parte de la lucha en la práctica y de manera concreta.

Además, el momento político nos llama a reinstalarnos en la disputa política contra los sectores claudicantes y reformistas que buscarán llevar al pueblo nuevamente al pantano electorero para terminar cooptando la lucha de los trabajadores/as y el pueblo, creemos que la única forma de hacernos parte concreta de la lucha de clases es asumiendo las demandas más sentidas de nuestro pueblo e impulsarlas, avanzando en la protesta, dejando de lado el sectarismo y el aislamiento para así golpear a los pilares de modelo (NO+AFP, Salud y Educación), avanzar en la búsqueda de unidad con el Pueblo Mapuche y profundizar la crisis de la cultura tradicional dominante (haciéndonos parte de forma transversal de la lucha feminista) y combatir férreamente la ideología burguesa en el movimiento de masas y nuestras propias filas, de esta forma se desprende como tarea central seguir promoviendo la organización de clase en todos los espacios donde tengamos presencia, en los sindicatos o lugares de trabajo, en universidades y liceos y en los territorios. Es momento de asumir el momento histórico para transformar las actuales condiciones de vida en las que nos encontramos y avanzar sostenidamente hacia la revolución.

¡Contra la violencia Machista, violencia revolucionaria!

¡Por educación gratuita, a tomarnos todo con protesta!

¡Con protesta organizada, a luchar contra los pilares del modelo!

Direccion Nacionalcropped-logoo_modificado111.png

Trabajadores al Poder

10 de Mayo de 2018

2Partido Comunista de Chile.

3 Democracia Cristiana

4 “El orden social se mantiene en Chile por el peso de la noche y porque no tenemos hombres sutiles, hábiles y cosquillosos: la tendencia casi general de la masa al reposo es la garantía de la tranquilidad pública. Si ella faltase, nos encontraríamos a obscuras y sin poder contener a los díscolos más que con medidas dictadas por la razón, o que la experiencia ha enseñado ser útiles (…)” Diego Portales en carta a Joaquín Tocornal.

5Cuyos nuevos miembros tendrán incluso el hecho histórico de incorporar a una mujer en estas labores.

13Biblioteca Nacional del Congreso: “Evolución de la legislación Antiterrorista: Chile y España”, 23 de enero de 2018

One thought on “[TP] Apuntes para la caracterización del actual Gobierno.”

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s